Presento un nuevo ejemplo de aportación de las técnicas digitales al modelado de joyas, en concreto la precisión geométrica del software de modelado 3D para realzar la belleza de las creaciones.

Se aplicó para modelar unos pendientes de oro amarillo y oro blanco pulidos (total 29.5 gramos), con 1.44 kt de brillantes, 4 perlas de 4mm, 2 perlas de 3.4mm y esmaltes.

Abundan las colecciones de joyas inspiradas en formas naturales que a su vez parecen inspirarse en patrones matemáticos. Un caracol encontrado en la arena nos descubre la serie de Fibonacci. Una coliflor crece replicando estructuras fractales. Las semillas de girasol se organizan en paneles espirales desde el centro de la flor. En este caso partimos de un objeto de dimensiones cósmicas, el Objeto de Hoag, una remota galaxia expandiéndose en espiral.

Miniaturizar el Objeto de Hoag para convertirlo en pendientes consiste, en primer lugar, en dejarse impresionar por el tamaño de una galaxia con un radio de 20.000 años luz. Mejor lo pongamos en kilómetros: el número 19 con 16 ceros detrás. A continuación hay que dejarse deslumbrar por su belleza:

 

ObjetodeHoag

 

Ya repuestos del destello, hay que abstraer la forma esencial, formular matemáticamente un fragmento de espiral y representarlo en coordenadas polares:

 

r = 2.2 Θ

 

curvas

 

Disponemos esta simple curva de base sobre la mesa de diseño digital, la replicamos en haz de espirales concéntricos, y jugamos a construir superficies hasta obtener la miniatura de Hoag. El espiral de planetas y estrellas se ha convertido en una joya de brillantes, lenguas de oro blanco o amarillo pulidas y esmaltes al borde del infrarrojo, todos ellos expandiéndose a partir de un núcleo de luz perlada.

No todo va a ser dejarse arrebatar por la inspiración, también las limitaciones del oficio imponen sus pies sobre la Tierra. Por ello la miniatura se descompone en cuatro piezas que se desbastan, pulen, esmaltan y clavan por separado antes de su ensamblado final.

 

despiece

 

El efecto final: una colección de espirales de Hoag concéntricas, girando superpuestas y en sentidos simétricos. Sin la exactitud matemática de la curva de base resultaría temerario pretender este efecto de movimiento expansivo. No abordaríamos semejante viaje equipados tan solo de técnicas tradicionales.

Ya reducida respecto al tamaño original de la galaxia por un factor de 10 22, finalizamos explorando la cara oculta de la joya.

 

renderparpost